Hablemos de política

El próximo miércoles 22 de febrero a las 20h hemos organizado un debate con algunos de nuestros expertos para hablar sobre el momento político, la salud de nuestra democracia y aprovechar para presentar el libro "La reforma del Estado de los partidos" con José Antonio Gómez Yáñez.

Lo haremos en la planta baja del bar Érase una vez (en la calle San Pedro 22, Madrid) por lo que en un ambiente distendido podremos tomar algo y debatir conjuntamente con nuestros socios y amigos de +Democracia sobre este y otros temas.

Entrada libre.

¿Qué? Presentación y debate del libro "La reforma del Estado de los partidos" con José Antonio Gómez Yáñez.

¿Dónde? Bar Érase una vez (en la calle San Pedro 22, Madrid)

¿Cuándo? miércoles 22 de febrero a las 20h

 

 


Aparatos, militantes, simpatizantes y ciudadanos

Andrés Ortega Klein, escritor, analista y socio de +Democracia, reflexiona en un artículo en eldiario.es sobre el sistema de elección de primarias en los partidos políticos en Europa.

A continuación podéis leer una introducción al artículo y el enlace para ampliar su lectura.

Las primarias parecen una buena idea. Las he defendido. Pero depende cómo y para qué. Pues se pueden corromper, como ya ha ocurrido. No hay duda de que los electorados andan inquietos y quieren no sólo caras nuevas, sino ideas nuevas, que son más fáciles de proponer que de poner en práctica. Lo que está ocurriendo en Francia puede ser un buen ejemplo, aunque Marine Le Pen y su Frente Nacional no sean nuevas, pero sí la manera en que se ha reforzado, en uno de los países (a diferencia de España o Alemania) donde la gente (un 80%, según una reciente encuesta) quiere un o una líder fuerte que rompa las reglas. Hablamos de Europa, pues EEUU es otro universo político, aunque haya paralelismos y razones compartidas para lo que está ocurriendo.

Leer artículo concreto.


Convenio con la Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas

El martes 1 de septiembre, Manuel Villoria, como presidente de +Democracia y Felipe Gómez-Pallete Rivas, como presidente de la Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas, han firmado un Convenio de colaboración entre ambas entidades.

Durante el encuentro que siguió a la firma, ambos signatarios evaluaron la posibilidad de emprender una acción conjunta durante el otoño 2016, contando para ello con la participación de otras entidades con las que ambas asociaciones tienen firmados Convenios de Colaboración como es el caso, por ejemplo, de la Fundación ¿Hay Derecho? Una operación ‘tripartita’ de esta naturaleza tendría el evidente atractivo que proporciona la sinergia entre habilidades y experiencias complementarias.

La Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas, constituida en el año 2012, tiene como misión promover una mayor, más ilustrada y más activa participación de la ciudadanía en los asuntos de interés común y, para ello, trabaja en pro de la revitalización y mejora continua de las instituciones, en su práctica y cultura organizativa.

Ambas asociaciones han acordado colaborar activamente en la elaboración de propuestas, así como en la prestación de servicios, para la mejora permanente de las instituciones sobre las que descansa el funcionamiento democrático, tales como los partidos políticos o el Parlamento, y hacerlo en los ámbitos de la transparencia y rendición de cuentas, la lucha contra la corrupción y, en definitiva, la regeneración de la actividad política.


Partidos políticos: Democratización o deslegitimación creciente

Manuel Villoria, presidente de +Democracia, reflexiona en la "Revista de la Asociación de exDiputados y exSenadores de las Cortes Generales" sobre la necesaria democratización de los partidos políticos.

A continuación podéis leer una introducción al artículo y el enlace para ampliar su lectura.

Pero los árboles, por sombrío que sea el panorama, no nos deben impedir ver el bosque. El 1 de Enero de 1986 marcó para España un antes y un después en nuestra historia contemporánea. Aquél día culminamos el difícil camino recorrido para nuestra transformación desde una dictadura aislada del mundo democrático, privada de los requisitos esenciales para participar como miembro activo en la comunidad internacional, en un Estado social y de derecho dispuesto a compartir el futuro con quienes habían decidido garantizar la paz, las libertades y los derechos de sus ciudadanos a través de la integración de sus mercados y la reconciliación de sus respectivas sociedades.


El ingreso de España en la UE contó con el respaldo de prácticamente todos los partidos y de una robusta mayoría de los votantes, es enormemente positivo. Europa nos ha servido como ancla para consolidar definitivamente nuestra democracia y capear los lógicos vaivenes electorales y las tensiones sociales propias de una sociedad viva y dinámica. A través de los avances en la construcción del mercado interior y de la moneda única nos ha proporcionado una apreciable estabilidad económica, condición necesaria aunque no suficiente para resolver nuestros problemas en el ámbito socioeconómico. La Unión ha jugado también un papel de guía orientando
muchas de las reformas institucionales, sociales y económicas y financiando a través de la política de cohesión la modernización de nuestras infraestructuras y equipamientos. Tras estas tres décadas, nuestra democracia no tiene nada que envidiar en términos generales a las de los países con más tradición. España sigue siendo un país profundamente europeísta.

Leer artículo completo


El sistema electoral no es neutral

Uno de los temas recurrentes de esta campaña es la posible reforma del sistema electoral. Todos los partidos estatales menos el PP han ofrecido, en caso de ganar las elecciones, modificar, reformar o cambiar el sistema. Cada partido tiene una o varias propuestas más o menos complejas: mientras el PSOE propone hasta 9 cambios en su reforma electoral (página 42),   Izquierda Unida  propone reformar el sistema sin cambiar la Constitución, reduciendo el  mínimo de escaños por provincia de 2 a 1 –lo que libera 50 escaños para distribuirlos en función de los restos - y sustituir la regla D’Hondt de cálculo por el sistema Hare.Ciudadanos apuesta por “Impulsar una reforma electoral inspirada en el modelo alemán. La elección de los diputados se hará simultáneamente entre escaños unipersonales y listas proporcionales desbloqueadas, disponiendo en consecuencia cada elector de dos votos.” Podemos, en el punto 228 –“Igualdad política: reforma del sistema electoral- del programa electoral dice “estableceremos la circunscripción autonómica como única base territorial para la asignación de diputados, y utilizaremos fórmulas de la media mayor que garanticen la igualdad del peso del voto de todos los ciudadanos. La distribución de diputados entre las distintas comunidades autónomas se llevará a cabo de acuerdo con el peso demográfico de cada una de ellas.”

La reforma del sistema electoral no es solo preocupación de los partidos políticos. Por ejemplo, en España, organizaciones políticas ciudadanas como Más Democracia hacen propuestas para reformar el sistema. Pero nuestro sistema electoral también llama la atención allende las fronteras. Así, desde laOrganización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) en sureporte previo a las elecciones pone en cuestión el principio de igualdad de voto. No es la primera vez que lo hace: en 2008 y en 2004 llegando a  afirmar que “las autoridades tal vez deban evaluar si la distribución de escaños establecida en el Congreso de los Diputados cumple con los estándares constitucionales y con los principios internacionales de igualdad del voto”.

¿Por qué la insistencia en reformar el sistema electoral? Porque no es neutral y unos partidos ganan y otros pierden. Con otras reglas electorales se obtendrían diferente número de escaños, con el mismo número de votos. Al fin y al cabo el sistema electoral es la forma en la que traducimos los votos en escaños. Y de la misma forma que ante el mismo texto no obtenemos la misma traducción si utilizamos el traductor de Google que si lo hace un profesional cualificado, el sistema electoral –el método de traducción- importa.

En esta entrada voy a mostrar quién ha ganado y quién ha perdido en las últimas cuatro elecciones con el actual sistema electoral. El punto de comparación es con un sistema electoral proporcional puro: distribuyendo todos los escaños en una única circunscripción de 350 diputados. Por tanto, la concentración del voto, no importa ni tampoco el tamaño de la provincia. Este punto de comparación es el más sensato por varias razones. En primer lugar, porque lo podemos replicar todos desde casa. Solo tenemos que recopilar los datos que se recopilan en la web del Ministerio del Interior y hacer los cálculos. En segundo lugar, porque evitamos hacer demasiados supuestos, a diferencia de las propuestas que se parecen al sistema alemán. Tercero, porque en un sistema electoral proporcional puro todos los votos cuestan lo mismo, resolviendo la queja que hemos escuchado muchas veces de que el escaño en Soria es menos costoso que en Barcelona.

¿Hay algún partido que se ha beneficiado con el sistema actual? Tanto PP como PNV han obtenido siempre más diputados de los que deberían. Las barras sobre la línea muestran los escaños extra que consiguieron cada partido y bajo la línea cuántos escaños podrían haber obtenido. Si no hay barras sobre el par significa que dicho partido hubiera obtenido el mismo resultado.

[artículo completo de Ferran Martínez en eldiario.es]


No sé quiénes, pero ganaremos

Enfilamos la recta final de una larga campaña que comenzó con las elecciones europeas de 2014, punto de inicio de un cambio de ciclo político. Las elecciones autonómicas de este año nos han enseñado que, gane quien gane las próximas elecciones generales, formará gobierno el partido que más apoyos logre en el debate de investidura. Siempre ha sido así, pero hasta hoy, quedar en primer lugar era sinónimo de gobernar, ya no.

Según todas las encuestas, no solo será necesario una coalición de dos partidos para formar gobierno sino que, además, esta coalición necesitará apoyos de otros grupos parlamentarios para alcanzar la mayoría. Y salvo una muy improbable coalición entre los dos partidos mayoritarios, sin Podemos o Ciudadanos no se podrá formar gobierno, e incluso así, los grupos nacionalistas serán determinantes en la votación, en medio del mayor desafío independista que afronta nuestra democracia.

[leer el artículo original de Joan Navarro, fundador de +Democracia, en el diario EL PAÍS]


Amplio impacto mediático del Ránking de calidad democrática 2015 de +Democracia

El primer ránking sobre la calidad democrática de los partidos políticos españoles, en el que +Democracia hace una radiografía de los partidos políticos españoles, ha tenido un alto impacto en medios. En esta primera edición (el informe se publicará con carácter anual) destaca como principal conclusión la baja calidad democrática de los partidos políticos españoles, en comparación con las normas de funcionamiento requeridas en países como Alemania o Gran Bretaña.

Seguir leyendo

Las reglas del juego para el 20D, de Emilia Sánchez, Presidenta de +Democracia

Emilia2.jpgSi usted es una de esas personas que no vota al PP o al PSOE, quizás sospecha que en las elecciones generales del 20 de diciembre su voto no valdrá igual que otros. Ya le adelanto que tiene razón, su voto vale menos. Además, si vota en una provincia pequeña „como yo en Castelló„ quizás su voto no vale nada. Porque en las provincias pequeñas, hasta ahora, ha sido prácticamente imposible que partidos distintos al PP o al PSOE saquen algún escaño. El sistema se lo pone difícil a terceros partidos y a las personas que nos hemos tenido que plantear alguna vez si votar lo que nos gustaría o, pinza en la nariz, intentar un voto más útil.

Seguir leyendo


'La política en tiempos de indignación', de Daniel Innerarity

Los años de la crisis han llenado las calles de manifestantes indignados y han sido un revulsivo que ha dado lugar a nuevos movimientos sociales e incluso a nuevos partidos. Al desgaste lógico de las instituciones se unieron abundantes casos de corrupción y una crisis económica que hacía más insoportable aún el desigual reparto de responsabilidades y cargas que originaba. Tiempo habrá de elaborar una interpretación equilibrada de todo ello; mi preocupación como teórico de la política es que estos momentos de especial agitación no se nos llenen de lugares comunes. Esta poderosa ola de indignación ha hecho que se tambalearan muchas instituciones, ha desatado las grandes pasiones políticas, pero también ha generado un especial desconcierto. Puede que los tiempos de indignación sean también tiempos de confusión. Son momentos en los que es más necesaria que nunca la reflexión acerca de la política, sus instrumentos, sus posibilidades y sus límites.

Sigue leyendo en El Mundo


Entrevista a Amelia Valcárcel en "El País"

Amelia Valcárcel: “Me gustaría decir que la desigualdad está solucionada”

La filósofa es una de las voces más representativas de la lucha por la igualdad de la mujer

No quiere ocultar una firmeza indestructible, militante, en todo lo que defiende o repudia, y un espléndido sentido del humor en sus respuestas

 

Sigue la entrevista completa



Voluntariado Colabora Difunde

únete